miércoles, 11 de febrero de 2015

Trastornos de la Alimentación


 
 
No es sorprendente para quienes vivimos en esta cultura sentir que debiéramos vernos de cierta manera para poder ser felices o estar bien de salud.  La preocupación excesiva por el peso, gramos de grasa y calorías consumidas, puede ser el comienzo de un trastorno de la alimentación.


Un trastorno alimenticio se caracteriza por períodos incontrolados e impulsivos de ingesta de alimentos más allá de los límites normales.  Pueden darse episodios esporádicos de ayuno o “atracones” (consumo de grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo) seguidos de sentimientos de culpa. 

Los principales trastornos de la alimentación son: Anorexia Nervosa, Bulimia, Comer compulsivamente.
 

Anorexia Nerviosa y Bulimia: ¿quiénes las padecen?

 
Se presentan principalmente en adolescentes; muy probablemente, las personas adultas que las padecen, iniciaron con algún síntoma durante esta etapa. Se presentan en ambos sexos, pero con mayor frecuencia en las mujeres. 

En muchas ocasiones, el consumo de ciertos alimentos, son los “responsables” de su estado de ánimo (enojo, alegría, tristeza…).

Existen factores de riesgo predisponentes: el ser mujer, el ambiente familiar y social, la importancia que se le dé a la apariencia, al “que dirán” y a la belleza física, padres muy estrictos, historia de violencia intrafamiliar, alguno de los padres con antecedentes de trastornos alimentarios, baja autoestima, conflictos personales fuera de control.

Durante la adolescencia, el cuerpo atraviesa por muchos cambios, en algunos casos se acumula mucha grasa en el cuerpo, habiendo una ganancia importante de peso. 

Eventualmente, todo vuelve a su equilibrio y la mayoría de las personas se ajustan a la forma en que su “nuevo” cuerpo se siente y funciona. 


Pero en algunos casos, se presentan los trastornos de alimentación debido a que:

  • Les resulta difícil aceptar los cambios que presenta su cuerpo
  • Su sentido de identidad y su imagen están muy influidos por “El qué dirán”
  • Sobreexigencia en resultados académicos
  • El proceso de inicio de independencia, lo viven de manera más conflictiva
  • Fuerte necesidad de querer ser “muy delgada” para ser socialmente aceptada y para sentirse “bella”.  Por lo que las relaciones sociales conflictivas, tienen mucha influencia en la presencia de este tipo de trastornos. 
  • La adolescencia representa un momento importante en el proceso de definición de la identidad y orientación sexual, este factor también puede intervenir en el desarrollo de estos padecimientos.
  • Distorsión de la imagen corporal
  • Baja Autoestima
  • Inestabilidad emocional
  • Antecedentes de abuso sexual
  •  

La anorexia nerviosa

 
Es un trastorno emocional que presenta síntomas físicos, la persona que padece Anorexia, ve a los alimentos como sus “enemigos”, debido a que existe un miedo intenso a subir de peso, el cual no disminuye con la pérdida de peso.  Debido a este temor, hay una disminución severa en la ingestión de alimentos e incremento en la intensidad del ejercicio.  Estas personas enfocan toda su atención en perder peso, porque piensan que la única forma de sentirse amados es estando muy delgadas.   A pesar de la pérdida extrema de peso, se sienten “Obesos”.  Sienten que su vida está fuera de control, y piensan que la manera de  recuperar el sentido es contando las calorías. 

El paciente anoréxico presenta muchas complicaciones físicas (desnutrición, retraso en el desarrollo, problemas cardiovasculares, amenorrea, susceptibilidad a presentar infecciones…) además de un estado depresivo.

Tratamiento: El paciente no se da cuenta que tienen un problema, por lo que se niega a iniciar el tratamiento.  Comienza el camino hacia la recuperación, en el momento que acepta que tienen un problema.  Se requiere de un equipo multidisciplinario para poder ayudar al paciente, Psicólogos, Médicos, Nutriólogos y Entrenadores físicos.

 

La Bulimia nerviosa

 

Los pacientes bulímicos utilizan la comida para cubrir el vacío emocional que tienen.

Se presenta principalmente entre los 15 y 35 años de edad.  Por lo general son personas con baja autoestima, muy perfeccionistas, tienen una imagen corporal distorsionada, por lo general tienen un peso adecuado o un ligero sobrepeso.  No se sienten cómodos con su cuerpo, y esto les provoca inestabilidad emocional.  Su vida gira alrededor de “su peso” y de los alimentos.

Debido a la insatisfacción con su peso, se someten a dietas muy estrictas, con las cuales tienen mucha hambre y, por lo tanto, empiezan a comer grandes cantidades de alimentos en cortos períodos de tiempo, estos episodios son recurrentes, (reciben el nombre de “Atracones”), en los cuales se pierde el control sobre los alimentos, generalmente en estos episodios se consumen alimentos de alto contenido calórico como helado, galletas dulces, chocolates…  Después de estos episodios, viene el sentimiento de culpa, recurriendo a medidas compensatorias inadecuadas como la inducción del vómito, el abuso en el consumo de laxantes, diuréticos o enemas, el ejercicio excesivo y el ayuno prolongado.  Es común que se presenten períodos de ayuno después de estos episodios.

Es difícil de detectar ya que los atracones o medidas compensatorias se hacen a escondidas y no necesariamente provocan una pérdida de peso.

Este trastorno provoca desequilibrios fisiológicos, los cuales producen diversas complicaciones: problemas cardiovasculares, alteraciones en la menstruación, problemas gastrointestinales, susceptibilidad a infecciones, deshidratación y desequilibrios hidroelectrolíticos. Lesiones o pérdida del esmalte dentario, escoriaciones en articulaciones de los dedos utilizados para provocar el vómito.  Además de provocar serias alteraciones emocionales.
Al igual que la Anorexia, la Bulimia requiere un tratamiento multidisciplinario.

Las personas con trastornos alimenticios por lo general se aíslan socialmente, se vuelven irritables, se sienten culpables y constantemente están de mal humor.  Las personas con bulimia por lo general tienen ansiedad, son impulsivas y emocionalmente inestables.  Tienen una percepción distorsionada de su imagen corporal.  Se sienten capaces de dirigir su vida, aunque en realidad no lo sean. 

 

Comedores compulsivos

 

Por lo general son adultos jóvenes e incluso no tan jóvenes.  El comer compulsivamente se caracteriza por una gran ingestión de alimentos en un corto período de tiempo pero sin la conducta compensatoria que se presenta en la bulimia, por lo que estos pacientes por lo general presentan sobrepeso u Obesidad; estos atracones se hacen a solas y generan culpa y depresión.  Este tipo de personas responden de manera inadecuada a situaciones de estrés, problemas cotidianos y conflictos emocionales.  Utilizan el alimento como una forma de controlar situaciones que les son difíciles de sobrellevar, por lo que utilizan los atracones para olvidar el intenso dolor que les produce ser aceptados y la enorme necesidad de ser queridos.  Comer demasiado y tener sobrepeso resulta culturalmente más aceptable y menos notorio en el caso de los hombres, por lo que el trastorno puede pasar inadvertido.


 

 Cuida tu cuerpo, acéptalo, no te enojes con él.

 

  BIBLIOGRAFÍA



  1. http://feriaenergia.guanajuato.gob.mx/ideasConcyteg/Archivos/49022009_EL_CUERPO_PERFECTO.pdf 
  2. http://kidshealth.org/teen/en_espanol/cuerpo/help_body_esp.html
  3. http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/documentos/guiatrastornos.pdf
  4. http://trastornosalimenticios.org/  
  5. Ascencio García M. “Nutrición para el Adolescente”. Donde se toma en cuenta tu manera de sentir, pensar y actuar.  Editores de Textos Mexicanos.  México  2005.  Pp  65 - 84.


L.N. Ivonne Dabbah S.
Grupo Médico Carracci
Tel. (55) 5611 3028

No hay comentarios:

Publicar un comentario