miércoles, 11 de febrero de 2015

Trastornos de la Alimentación


 
 
No es sorprendente para quienes vivimos en esta cultura sentir que debiéramos vernos de cierta manera para poder ser felices o estar bien de salud.  La preocupación excesiva por el peso, gramos de grasa y calorías consumidas, puede ser el comienzo de un trastorno de la alimentación.


Un trastorno alimenticio se caracteriza por períodos incontrolados e impulsivos de ingesta de alimentos más allá de los límites normales.  Pueden darse episodios esporádicos de ayuno o “atracones” (consumo de grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo) seguidos de sentimientos de culpa. 

Los principales trastornos de la alimentación son: Anorexia Nervosa, Bulimia, Comer compulsivamente.
 

Anorexia Nerviosa y Bulimia: ¿quiénes las padecen?

 
Se presentan principalmente en adolescentes; muy probablemente, las personas adultas que las padecen, iniciaron con algún síntoma durante esta etapa. Se presentan en ambos sexos, pero con mayor frecuencia en las mujeres. 

En muchas ocasiones, el consumo de ciertos alimentos, son los “responsables” de su estado de ánimo (enojo, alegría, tristeza…).

Existen factores de riesgo predisponentes: el ser mujer, el ambiente familiar y social, la importancia que se le dé a la apariencia, al “que dirán” y a la belleza física, padres muy estrictos, historia de violencia intrafamiliar, alguno de los padres con antecedentes de trastornos alimentarios, baja autoestima, conflictos personales fuera de control.

Durante la adolescencia, el cuerpo atraviesa por muchos cambios, en algunos casos se acumula mucha grasa en el cuerpo, habiendo una ganancia importante de peso. 

Eventualmente, todo vuelve a su equilibrio y la mayoría de las personas se ajustan a la forma en que su “nuevo” cuerpo se siente y funciona. 


Pero en algunos casos, se presentan los trastornos de alimentación debido a que:

  • Les resulta difícil aceptar los cambios que presenta su cuerpo
  • Su sentido de identidad y su imagen están muy influidos por “El qué dirán”
  • Sobreexigencia en resultados académicos
  • El proceso de inicio de independencia, lo viven de manera más conflictiva
  • Fuerte necesidad de querer ser “muy delgada” para ser socialmente aceptada y para sentirse “bella”.  Por lo que las relaciones sociales conflictivas, tienen mucha influencia en la presencia de este tipo de trastornos. 
  • La adolescencia representa un momento importante en el proceso de definición de la identidad y orientación sexual, este factor también puede intervenir en el desarrollo de estos padecimientos.
  • Distorsión de la imagen corporal
  • Baja Autoestima
  • Inestabilidad emocional
  • Antecedentes de abuso sexual
  •  

La anorexia nerviosa

 
Es un trastorno emocional que presenta síntomas físicos, la persona que padece Anorexia, ve a los alimentos como sus “enemigos”, debido a que existe un miedo intenso a subir de peso, el cual no disminuye con la pérdida de peso.  Debido a este temor, hay una disminución severa en la ingestión de alimentos e incremento en la intensidad del ejercicio.  Estas personas enfocan toda su atención en perder peso, porque piensan que la única forma de sentirse amados es estando muy delgadas.   A pesar de la pérdida extrema de peso, se sienten “Obesos”.  Sienten que su vida está fuera de control, y piensan que la manera de  recuperar el sentido es contando las calorías. 

El paciente anoréxico presenta muchas complicaciones físicas (desnutrición, retraso en el desarrollo, problemas cardiovasculares, amenorrea, susceptibilidad a presentar infecciones…) además de un estado depresivo.

Tratamiento: El paciente no se da cuenta que tienen un problema, por lo que se niega a iniciar el tratamiento.  Comienza el camino hacia la recuperación, en el momento que acepta que tienen un problema.  Se requiere de un equipo multidisciplinario para poder ayudar al paciente, Psicólogos, Médicos, Nutriólogos y Entrenadores físicos.

 

La Bulimia nerviosa

 

Los pacientes bulímicos utilizan la comida para cubrir el vacío emocional que tienen.

Se presenta principalmente entre los 15 y 35 años de edad.  Por lo general son personas con baja autoestima, muy perfeccionistas, tienen una imagen corporal distorsionada, por lo general tienen un peso adecuado o un ligero sobrepeso.  No se sienten cómodos con su cuerpo, y esto les provoca inestabilidad emocional.  Su vida gira alrededor de “su peso” y de los alimentos.

Debido a la insatisfacción con su peso, se someten a dietas muy estrictas, con las cuales tienen mucha hambre y, por lo tanto, empiezan a comer grandes cantidades de alimentos en cortos períodos de tiempo, estos episodios son recurrentes, (reciben el nombre de “Atracones”), en los cuales se pierde el control sobre los alimentos, generalmente en estos episodios se consumen alimentos de alto contenido calórico como helado, galletas dulces, chocolates…  Después de estos episodios, viene el sentimiento de culpa, recurriendo a medidas compensatorias inadecuadas como la inducción del vómito, el abuso en el consumo de laxantes, diuréticos o enemas, el ejercicio excesivo y el ayuno prolongado.  Es común que se presenten períodos de ayuno después de estos episodios.

Es difícil de detectar ya que los atracones o medidas compensatorias se hacen a escondidas y no necesariamente provocan una pérdida de peso.

Este trastorno provoca desequilibrios fisiológicos, los cuales producen diversas complicaciones: problemas cardiovasculares, alteraciones en la menstruación, problemas gastrointestinales, susceptibilidad a infecciones, deshidratación y desequilibrios hidroelectrolíticos. Lesiones o pérdida del esmalte dentario, escoriaciones en articulaciones de los dedos utilizados para provocar el vómito.  Además de provocar serias alteraciones emocionales.
Al igual que la Anorexia, la Bulimia requiere un tratamiento multidisciplinario.

Las personas con trastornos alimenticios por lo general se aíslan socialmente, se vuelven irritables, se sienten culpables y constantemente están de mal humor.  Las personas con bulimia por lo general tienen ansiedad, son impulsivas y emocionalmente inestables.  Tienen una percepción distorsionada de su imagen corporal.  Se sienten capaces de dirigir su vida, aunque en realidad no lo sean. 

 

Comedores compulsivos

 

Por lo general son adultos jóvenes e incluso no tan jóvenes.  El comer compulsivamente se caracteriza por una gran ingestión de alimentos en un corto período de tiempo pero sin la conducta compensatoria que se presenta en la bulimia, por lo que estos pacientes por lo general presentan sobrepeso u Obesidad; estos atracones se hacen a solas y generan culpa y depresión.  Este tipo de personas responden de manera inadecuada a situaciones de estrés, problemas cotidianos y conflictos emocionales.  Utilizan el alimento como una forma de controlar situaciones que les son difíciles de sobrellevar, por lo que utilizan los atracones para olvidar el intenso dolor que les produce ser aceptados y la enorme necesidad de ser queridos.  Comer demasiado y tener sobrepeso resulta culturalmente más aceptable y menos notorio en el caso de los hombres, por lo que el trastorno puede pasar inadvertido.


 

 Cuida tu cuerpo, acéptalo, no te enojes con él.

 

  BIBLIOGRAFÍA



  1. http://feriaenergia.guanajuato.gob.mx/ideasConcyteg/Archivos/49022009_EL_CUERPO_PERFECTO.pdf 
  2. http://kidshealth.org/teen/en_espanol/cuerpo/help_body_esp.html
  3. http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/documentos/guiatrastornos.pdf
  4. http://trastornosalimenticios.org/  
  5. Ascencio García M. “Nutrición para el Adolescente”. Donde se toma en cuenta tu manera de sentir, pensar y actuar.  Editores de Textos Mexicanos.  México  2005.  Pp  65 - 84.


L.N. Ivonne Dabbah S.
Grupo Médico Carracci
Tel. (55) 5611 3028

jueves, 28 de agosto de 2014

El cuerpo perfecto... ¿Realmente existe?

Actualmente estamos viviendo “la moda” por tener el cuerpo perfecto. Por todos lados nos bombardean con la idea de que estar muy delgado es lo mejor, por lo que muchas personas están dispuestas a “hacer cualquier cosa” para alcanzar dicho objetivo, sin importar que esto ponga en riesgo su salud.

La publicidad nos “envuelve” haciéndonos creer que existen productos mágicos que nos van a ayudar a lograr nuestro objetivo: “Obtener el cuerpo perfecto”, el cual en muchas ocasiones es sencillamente inalcanzable.

La presión social que existe hoy en día por tener ese “Cuerpo perfecto” es enorme, y el hecho de lograrlo o no, nos puede llenar de frustración, rechazo, baja autoestima y en muchas ocasiones hasta depresión.

¿QUÉ ES EL CUERPO PERFECTO? ¿EXISTE REALMENTE?


La respuesta es sí. Pero no será aquel que nos sea impuesto, sino aquel que cada uno de nosotros establezcamos de manera informada, con ayuda de algún profesional de la salud, en donde estemos a gusto, satisfechos e incluso por qué no, sentirnos atractivos, dentro de los parámetros de salud más adecuados para nuestra edad, sexo y complexión física.

¿QUÉ ES LA IMAGEN CORPORAL?


  • Cómo te ves a ti mismo y cómo te sientes con tu cuerpo.
  • Lo que opinas acerca de tu propia apariencia.

LA IMAGEN POSITIVA DE TU CUERPO ES… 


  • Sentirte cómodo y seguro con tu cuerpo, valorándolo por sus capacidades y aceptando sus imperfecciones. Comprendes que la apariencia física de una persona no determina su personalidad o sus valores.
  • Una percepción clara de tu figura. Percibes las diferentes partes de tu cuerpo como en realidad son. 


LA IMAGEN NEGATIVA DE TU CUERPO ES…


  • Una imagen distorsionada de tu figura corporal. Percibes partes de tu cuerpo distintas a como se ven en realidad.
  • Estás convencido de que sólo otras personas son atractivas y que tu figura simboliza fracaso.
  • Te sientes incómodo y extraño con tu propio cuerpo.

Personas con una imagen negativa de su cuerpo tienen una gran probabilidad de desarrollar un trastorno alimenticio y con posibilidades de experimentar sentimientos de depresión, aislamiento, baja autoestima y obsesión por perder peso.

Todos podemos tener días en que nos sentimos incómodos con nuestros cuerpos, pero la clave para desarrollar una imagen positiva es reconocer y respetar nuestra figura natural y aprender a reemplazar esos pensamientos y sentimientos negativos con pensamientos positivos, de afirmación y aceptación. 

Tenemos que estar consientes de la responsabilidad que tenemos del autocuidado de nuestra salud. 

CONSTRUIR UNA IMAGEN CORPORAL POSITIVA


La autoestima tiene que ver con cuanto crees que vales. Sentirte bien contigo mismo puede afectar de manera positiva tu salud mental y la forma en que te comportas. Habitualmente, las personas con una elevada autoestima sienten que tienen más control de sus vidas y conocen sus fortalezas y sus debilidades.


Si tienes una imagen positiva de tu cuerpo, es probable que te agrades y aceptes a ti mismo como eres, a pesar de que no encajes en el “cuero perfecto”. Esta actitud sana te permite ayudar a reforzar tu autoestima.

¿Alguna vez has pensado que debes cambiar tu aspecto para sentirte bien contigo mismo? Todo lo que tienes que hacer es cambiar la forma en que ves tu cuerpo y el modo en que piensas sobre ti mismo. Busca nuevas maneras de verte a ti mismo y a tu cuerpo de una forma saludable y satisfactoria.

 
  1. Si hay aspectos tuyos que deseas y puedes cambiar, ponte objetivos para lograrlo. Por ejemplo, si deseas bajar de peso, ponte metas realistas, pide asesoría profesional, cuida tu alimentación e incrementa tu actividad física, pero hazlo de forma responsable. Recuerda que “las personas reales no son perfectas y las personas perfectas no son reales”.
  2.  
  3. Silencia a esas voces internas que dicen que tu cuerpo no es el “correcto”.
  4.  
  5. Identifica tus puntos fuertes. Explorar las aptitudes con las que te sientes a gusto puede ayudarte a elevar tu autoestima y tener más confianza en ti mismo.
  6.  
  7. No maltrates tu cuerpo... ¡Respétalo y cuídalo!
  8.  
  9. Acepta y aprecia tu cuerpo, independientemente de cómo luzca ahora, como si fuera un buen amigo. 
  10.  
  11. Recuerda que “la belleza verdadera” no está simplemente relacionada con tu aspecto físico.
  12.  
  13. Rodéate de personas positivas.
  14.  
  15. Utiliza ropa que sea cómoda y que te haga sentir bien con tu cuerpo.
  16.  
  17. La preocupación constante por tu peso, gramos de grasa y calorías puede ser el comienzo de un ciclo vicioso de satisfacción baja y obsesión con tu cuerpo. Evita estarte pesando constantemente, no cuentes las calorías de todo lo que comes.
  18.  
  19. Inicia un programa de entrenamiento. El ejercicio puede ayudarte a tener mejor aspecto y a sentirte bien contigo mismo.
  20.  
  21. Sé tú mismo. Tu cuerpo es solamente una parte de quien eres, junto con tu sentido del humor, tu ingenio, tu inteligencia y todas las otras cosas que te hacen único.
  22.  
 

  Acéptate a ti mismo - Acepta tu cuerpo


 

BILBIOGRAFÍA


1. http://feriaenergia.guanajuato.gob.mx/ideasConcyteg/Archivos/49022009_EL_CUERPO_PERFECTO.pdf 
2. http://kidshealth.org/teen/en_espanol/mente/male_bodyimage_esp.html 
3. http://kidshealth.org/teen/en_espanol/mente/body_image_esp.html 
4. http://kidshealth.org/teen/en_espanol/cuerpo/help_body_esp.html 
5. http://www.nationaleatingdisorders.org/diez-pasos-hacia-una-imagen-positiva 
6. http://www.nationaleatingdisorders.org/la-imagen-del-cuerpo  
7. http://www.nationaleatingdisorders.org/que-me-esta-sucediendo
  
 
   L.N. Ivonne Dabbah S.
Grupo Médico Carracci
Tel. (55) 5611 3028

lunes, 23 de enero de 2012

Estudios Genéticos de Enfermedades Mentales y Adicciones

El Dr. Humberto Nicolini, Investigador de los Servicios de Atención Psiquiátrica (SAP) de la Secretaría de Salud y Director General de Grupo Médico Carracci, participará como ponente en la Sesión General del Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN) con la conferencia "Estudios Genéticos de Enfermedades Mentales y Adicciones". 

La entrada es libre, aunque el cupo es limitado y se llevará a cabo en el Auditorio del INMEGEN

INMEGEN Sede Torre Zafiro (frente a TV Azteca)
Periférico Sur No. 4124, Torre Zafiro II
Piso 6 Col. Ex Rancho de Anzaldo, Álvaro Obregón
México, D.F. C.P. 01900

También se llevará a cabo una transmisión en línea para personas físicas o instituciones, en la que se necesita un pre registro en el siguiente link: Registrarse a la transmisión en línea


Grupo Médico Carracci
Tels. 5611 3028 y 01 800 087 0656
E mail: contacto@gmc.org.mx